he-is01
Herramientas

¿Cómo armar su set de herramientas?

Nada más desalentador que no contar con las herramientas adecuadas cuando se las necesita. Tener a mano y saber cómo usar la herramienta correcta, no sólo permitirá mejorar la calidad de las terminaciones de sus trabajos, además le ahorrará tiempo y malos ratos.

Ciertas herramientas son imprescindibles para tener un set básico de ellas en el hogar. Al momento de escogerlas, un buen consejo es seleccionar siempre las de buena calidad, pues de nada le servirá tener muchas, si fallan al momento de utilizarlas. A continuación, le indicaremos las que le servirán para la mayoría de los trabajos más típicos en una casa, lo que no significa que deba tenerlas todas. Poco a poco vaya incorporando las que le faltan de acuerdo a lo que quiera o se sienta capacitado para realizar. El orden en que aparecen, no tiene que ver con su importancia: eso sólo dependerá de usted y sus necesidades.
1
Herramientas básicas para empezar
Serrucho carpintero: cuando no se tiene suficiente espacio para utilizar una sierra circular o no se cuenta con una toma de corriente cerca, usar un serrucho. Un buen serrucho será una inversión para toda la vida y, en el largo plazo, le costará menos que reemplazar 2 o 3 más baratos. Con los de calidad, podrá cortar más rápido con el mismo esfuerzo. Normalmente traen 7 a 12 dientes por pulgada; mientras menos dientes, más rápido cortan, pero dejan la superficie más dispareja.
Para trabajos normales bastará con un serrucho de 7 a 8 puntos (7 dientes por pulgada). Si va a cortar madera pintada, usar un serrucho viejo, pues la pintura estropea rápidamente los filos de la hoja. Una hoja con buen filo no sólo cortará mejor sino que también resultará más segura.
Martillo carpintero: conviene tener uno pequeño y otro mediano, que sirvan para clavar y sacar clavos. Su peso corresponde al de la cabeza del martillo. Para trabajos muy livianos utilizar los de 8 onzas y los de 13, 16 y 20 onzas para carpintería en general. Para uso doméstico los de 16 resultan muy prácticos.
Set de fijaciones: que nunca le falten clavos, puntas, tornillos y tarugos de diversas medidas y para diferentes usos.
Cinta métrica metálica: su gran ventaja sobre las reglas plegables de antaño es que sirven tanto para medir superficies rectas como curvas y ocupan muy poco espacio dentro de la caja de herramientas y los bolsillos. Se gradúan en centímetros, metros y/o pulgadas. Vienen en variados largos; la más utilizada es la de 3 m., pero el largo ideal dependerá del trabajo a realizar. Si se cubren con una cera especial o silicona podrán deslizar más suavemente.
Set de destornilladores pequeños Juego de 3 destornilladores: medianos y grandes, de paleta y cruz. Es muy importante que sean de buena calidad pues se usan mucho.
Alicate Universal: para sujetar pequeñas piezas y para doblar y dar forma a tubos de metal y alambres; el más utilizado es el de 160 mms. Punzón: para iniciar y marcar perforaciones.
 
Pegamentos: como cola fría carpintera, Ágorex, entre otros. Aceite de motor: para aplicar en mecanismos que podrían trabarse y para proteger ciertas herramientas.
Destapador manual para WC: sopapo de mango largo. Set de lijas y lijador manual.
Brocha mediana
Llave ajustable (francesa): indispensable en el hogar por su flexibilidad para apretar y soltar tuercas, tornillos y piezas especiales, desde cañerías hasta enchufes. Vienen en distintas medidas especificadas en pulgadas o milímetros. La más utilizada es la de 250 mms.
Nivel pequeño: de madera, aluminio o magnesio, serán imprescindibles si queremos
dejar nuestros trabajos bien nivelados. Es importante cuidar que no sufran golpes que puedan desequilibrar su burbuja.
Pistola de calafateo: indispensable para la aplicación de algunos sellantes y siliconas.
Cuchillo cartonero: existen diferentes tipos y modelos, algunos permiten guardar las hojas de repuesto en su interior. Muy útiles para cortar paneles de yeso-cartón, láminas de asfalto, pisos vinílicos, planchas 2 Elementos de protección Para evitar accidentes, protegerse con los elementos de seguridad adecuados a los trabajos que realice: de aislación, etc. Su gran ventaja es que sus hojas removibles y desechables permiten contar siempre con un buen filo, pero deben ser utilizadas cuidadosamente pues son fuente frecuente de accidentes.
2
Elementos de protección

Para evitar accidentes, protegerse con los elementos de seguridad adecuados a los trabajos que realice:

Guantes: le servirán para proteger sus manos de astillas, calor, polvo, tierra, animales, insectos, productos químicos, etc. Se recomienda escoger el adecuado para cada ocasión.
Antiparras: lo protegerán contra salpicaduras e impactos. Existen modelos de amplia visión, con ventilación indirecta y antiempañante.
Mascarillas desechables: para proteger las vías respiratorias contra el ingreso de partículas de aserrín y polvo.
Rodilleras: para proteger sus rodillas durante los trabajos que lo obligan a permanecer mucho tiempo sobre ellas.
3
Dónde guardarlas
  • Una buena caja de herramientas deberá ser lo suficientemente grande como para poder ir guardando las herramientas que vaya incorporando. Es mejor pasarse que quedar corto.
  • Si siente que empieza a “tomarle el gusto” a los trabajos, debe pensar en ir ampliando su set, pero antes de comprar más herramientas, equiparse con una buena caja para guardarlas, ojalá con bandeja removible: le servirá para trasladar las que necesite en el momento, sin tener que cargar con la caja completa.
4
Cómo aumentar la vida útil de sus herramientas
Antes de enchufar una herramienta verificar que esté apagada.
Cuando se utiliza alargador para trabajar con una herramienta eléctrica, asegurarse que tenga la misma potencia de la herramienta.
Nunca forzar las herramientas cuando las esté usando: dañará su mecanismo.
Después de cada uso limpiar el polvo de la herramienta con un paño seco o brocha.
Cuando se dimensionan maderas aglomeradas con una sierra circular, asegurarse de usar un disco de 40 dientes como mínimo.
Si guarda una tiza, un trozo de carbón o una bolita de naftalina dentro de su caja con herramientas, podrá protegerlas
contra la oxidación causada por la humedad ambiental.Si se oxidan sus llaves, sumergir un tiempo en aguarrás.
5
Herramientas más específicas
Juego de Brocas: es conveniente contar con un juego mixto de brocas: para hormigón, metal y madera. Incorporar la que le haga falta en el momento, pero escoger siempre las de buena calidad, sobre todo si va a perforar muros de hormigón.
Atornillador inalámbrico: muy fáciles de usar, ahorran tiempo y esfuerzo.
Tornillo de banco: montar sobre un banco de trabajo sólido, idealmente sobre una pata de la mesa (para evitar posibles vibraciones). Al montarlo, la mandíbula inferior fija, debe quedar a ras con el borde de la mesa, para poder colocar piezas que sobresalgan hacia abajo.
Alicate de corte: para cortar clavos, cables o alambres de pequeño diámetro. Sus mangos vienen forrados en goma, para aislarlos de la corriente.
Destornillador grande.
Abrazaderas para banco.
Serrucho de costilla: se usa para cortar uniones, tiene un borde reforzado para mantener la hoja rígida. Los largos típicos son 10 a 16 pulgadas. Las versiones más largas (22 a 26 pulgadas) son para trabajar con ingleteadoras.
Caja ingleteadora: es una guía muy útil para efectuar cortes rectos o en 45º. Muy utilizada para el corte de molduras. Las hay de madera, aluminio y plástico.
Alicate de corte: para cortar clavos, cables o alambres de pequeño diámetro. Sus mangos vienen forrados en goma, para aislarlos de la corriente.
 
Cepillo de Carpintero: su principal misión es rebajar madera.
Similares en diseño, los diferentes tipos difieren en la longitud de su base y en sus aplicaciones. Los hay con mango de madera o de metal, todos provistos de una cuchilla regulable manualmente o mediante rosca que permite definir la profundidad del cepillado. No debe tratar de remover mucha madera de una sola vez, es preferible ir avanzando por capas. Para dominar la técnica del buen cepillado necesitará algo de práctica.
Taladro eléctrico: es la herramienta universal por excelencia. Con ellos se puede desde abrir un agujero, aserrar o fresar una pieza, hasta revolver un tarro de pintura. El más conveniente será el que mejor se ajuste a la labor que pretende realizar: si su propósito es usarlo sólo para instalar algunos tarugos de vez en cuando, bastará con uno sencillo con percutor. Si sus ambiciones son mayores, revisar la potencia, velocidad y accesorios.
Arco de sierra para metales: una sierra equipada con la hoja adecuada le permitirá cortar prácticamente cualquier metal de los usados en trabajos caseros. Existen de diversos tipos y tamaños; lo importante es que sea ergonómica y que la hoja corresponda al material y espesor que se quiere cortar. En general, usar dientes gruesos para materiales gruesos y/o blandos y progresivamente más finos para los más delgados y/o duros.
Nivel: desde colgar un cuadro hasta instalar postes de rejas, en esta etapa será conveniente incorporar un nivel un poco más sofisticado; algunos traen 3 burbujas de nivel: horizontal, vertical y a 45º. El típico de carpintería es de 60 cms. de largo. Para nivelar pisos, escoger uno que pueda leerse desde arriba. Para nivelar a la altura del ojo o más arriba, preferir los que se leen desde el costado. Asegurarse que la burbuja quede ubicada exactamente entre las 2 marcas; cualquier discrepancia se magnificará en distancias mayores.
Set de 3 o 4 formones: para tallar madera en sectores donde no se puede usar serrucho. Sus cantos biselados permiten acceder a espacios estrechos (para encajar bisagras y pernos). Los encontrará con mango de madera o de plástico. Vienen en juegos de distintas medidas o individuales. Un set compuesto por: uno de ¼ de pulgada, otros de ½ pulgada, ¾ pulgada y 1 pulgada será muy útil. Incorporar a medida que los necesite y guardar separados de las demás herramientas para no mellar su filo.
  Llave Stillson (inglesa): para apretar y soltar las uniones de tubos y cañerías con hilo, especialmente en trabajos de gasfitería. Usar en pares: una para afirmar y otra para girar la cañería o el fitting. Los dientes de las llaves de mala calidad son generalmente poco afilados y se desgastan rápidamente. Si va a necesitar una de más de 12 pulgadas de largo, considerar los modelos en aluminio.
Caimán de mordaza: funciona como una mezcla de alicate, llave ajustable y torno, para agarrar pequeñas piezas y fittings que otras herramientas no alcanzan a tomar. Fijar a la abertura deseada. Los hay curvos (para tubos y cañerías) y rectos. Usar con precaución si los aprieta mucho, podría deformar algunas de sus partes metálicas más blandas.
Escofina: es una lima con gruesos dientes triangulares, para desgastar maderas, metales y plásticos; las tradicionales son de metal. Se diferencian según sección, tamaño, tipo de cuchilla, número de dientes por cm2 y forma de la hoja. Se fabrican en 3 grados de finura: basta, media y fina. Las estampadas son de calidad estándar; las fresadas de calidad extra. A la hora de guardarlas, es conveniente cuidar que no queden rozando entre sí.
Diablito: muy útil en pequeñas demoliciones de estructuras de madera clavadas y para ciertos trabajos de reparaciones. Su lado corto se introduce en las uniones y con el lado largo se hace palanca hasta separarlas; ambos extremos sirven, además para sacar clavos.
Si necesita proteger la superficie contra la cual va a hacer palanca, ponga un trozo de madera entre la superficie y la barra. Mantener los extremos ligeramente afilados para que sea más fácil introducirlos en las uniones. Como medida de seguridad, adquirir el hábito de hundir o retirar siempre los clavos que sobresalgan de una estructura, antes de empezar a desarmarla.
Dremel: esta herramienta (existente desde 1932) conviene destacarla en forma especial por su gran versatilidad y facilidad de uso. Permite adicionarle más de 150 accesorios que le servirán para cortar, lijar, dar forma, pulir, dar brillo, afilar, demarcar, grabar, taladrar, pulir, limpiar y mucho más. Podrá usarla prácticamente con cualquier material: madera, acero, cerámica, vidrio, plástico, yeso, cuero, laminados, piedras. Trabaja a más de 10 veces la velocidad de un taladro (30.000 rpm) por lo que es necesario conocer y tomar ciertas medidas de seguridad al utilizarla.
Tijera para cortar metales: para cortar láminas relativamente delgadas
de metal como por ejemplo las usadas para fabricar revestimientos de muros. También sirven para cortar mallas (como las de gallinero). Las tijeras normales sólo cortan en línea recta o amplias curvas, pero hay modelos especiales (más pequeñas, puntudas y pivotantes) que pueden cortar curvas cerradas y líneas irregulares. Los bordes de los metales son muy traicioneros: usar siempre guantes cuando corte metal.
Alicate pelícano: para muchas y diversas tareas que puedan requerir apretar, aflojar, doblar u ondular. Las tijeras de buena calidad tienen dientes afilados que agarran mejor que las más baratas. Las de 10 pulgadas de largo son las más cómodas, mientras que las más grandes son más adecuadas para fittings.
Engrapadora: para fijar tapices, telas, plásticos, mallas metálicas, cartones, lana mineral, partes traseras de muebles, etc. Es importante asegurarse que la clase y tipo de grapa que utiliza exista en el mercado.
Nunca usar grapas normales para fijar cables eléctricos pues podría causar corto circuito. Para esos fines existen grapas especiales.
Espátula: para aplicar masilla, fragüe, yeso, pasta muro. Son mucho más flexibles que un cuchillo y vienen en una amplia gama de anchos: desde 1 a 12 pulgadas. Usar las de tamaño medio (5 pulgadas) para aplicar las capas iniciales de materiales para cubrir uniones y las más anchas para colocar y suavizar la capa final de terminación.
Lijadora: muy útil para lijar grandes superficies de madera y remover pinturas; consiste en una cinta abrasiva que gira a gran velocidad entre 2 tambores. Normalmente incorpora un sistema de aspiración del polvo. Se deben tener varias cintas de diferentes granos. Al usarlas, protegerse con antiparras, mascarilla y tapones de oído.
Piedra de pulir: para afilar bordes de herramientas. Lubricar con aceite de máquinas y limpiar con parafina.
Pelacables: para quitar los aislantes plásticos que cubren los cables y cordones eléctricos, sin dañarlos.
Soplete de propano: para aplicar calor en forma masiva, especialmente en trabajos de gasfitería.
Escuadra: para marcar y verificar la exactitud de los ángulos rectos.
Preferir una grande (30 cms.) y de una sola pieza (no pierden exactitud). Las hay también fijas a 45º. Sus hojas sirven también como regla.
Escobilla de acero: para limpiar superficies metálicas o rasguñar superficies de madera.
Cautín: para pequeñas soldaduras.
Aunque el cautín no sea el de mejor calidad, es muy importante que la punta si lo sea y se mantenga limpia, sobre todo para usarla en trabajos delicados.
Raspador: para retirar pintura suelta y similares.
Sierra caladora: para todo tipo de cortes precisos, incluso curvos, sobre una gran variedad de materiales. Especial para cortes al interior de tableros o de tabiques y cielos existentes. Las orbitales permiten cortes más rápidos.
Brochas para pintura: tenga al menos una chica, una mediana y una ancha.
Sierra circular: puede ser portátil, pero anclada sobre un banco de trabajo será más precisa pues dejará las manos libres para controlar mejor la pieza y poder usar guías de corte. Emplear con diversos tipos de hojas; mientras más dientes tenga, más fino será su corte. Las de vaivén son más recomendables para realizar cortes curvos y formas irregulares.