pa-tu03
Jardín y Patio

¿Cómo controlar las plagas del jardín?

En el jardín pueden existir dos tipos de agentes externos que ataquen y hagan daño a las plantas. Uno de ellos son los hongos y bacterias, microorganismos que no son visibles pero advertimos su presencia por los síntomas que producen en las plantas. El otro grupo son las plagas, pueden ser insectos, ácaros y moluscos que son visibles a simple vista o con una lupa, y que se alimentan y desarrollan sobre hojas, ramas y ramillas. En esta ficha de soluciones aprenderemos a identificar las plagas más comunes, cómo combatirlas y, si es posible, prevenir su ataque.

Herramientas a utilizar:
Guantes para jardín
Horqueta
Mascarilla
Pulverizador
Tijera podar
Materiales a utilizar:
Acaricida
Aceite Springhill o miscible
Cyperkill
Dimetoato
Insecticida Contacto
Insecticida Sistémico
Molusquicida
Terrasan
Tierra de hoja desinfectada

Cuando se prepare para hacer labores de fumigación y control de plagas es indispensable que tenga un pulverizador, ya que la mayoría de los productos se aplican asperjando sobre el follaje. El porte de su jardín y la cantidad de plantas que queramos fumigar van a determinar el tamaño del pulverizador, pero por comodidad recomendamos los que tienen una bomba de aire y que funcionan asperjando el producto a presión.

 

 

Recomendaciones de compra

Producto 1:

Hay pulverizadores manuales que funcionan mecánicamente apretando el gatillo. Hay de 500 cc y 1 litro de capacidad.

Producto 2:
Para jardines más grandes se recomienda los pulverizadores a presión, hay diferentes tamaños, con distintos sistemas para bombear aire e incluso hay algunos con manguera para dirigir mejor el asperjado.

ANTES DE COMENZAR:

Para poder hacer un buen control de las plagas en el jardín es necesario conocer los tipos de insectos, ácaros o moluscos que pueden estar atacando a las plantas. Se dividen en 3 grupos:

Chupadores: insectos que succionan la savia de las plantas deshidratando el tejido. Ejemplos: pulgones, conchuelas, chanchito blanco y mosquita blanca.
Masticadores: Insecto que produce daños en las hojas como mordeduras en los bordes o en brotes.
Ejemplos: caracoles, babosas, larvas de suelo y orugas.
Raspadores: insectos que se introducen en la cutícula que recubre los tejidos verdes produciendo zonas cristalinas que se ven de un color plateado en las hojas. Ejemplos: Trips y arañitas.

 


A. Cómo controlar plagas PASOS A SEGUIR

 

1
Prevención antes del cultivo
• Al preparar un macizo o macetero con tierra antigua, una buena medida es aplicar Terrasan, un desinfectante de suelos que elimina insectos como orugas u hongos que puedan existir en la tierra.

 

• Después hay que regar, agregar nueva tierra de hoja y se puede hacer la plantación.
2
Airear el suelo
• Es importante mantener descompactado el suelo para que entre oxígeno y luz, hay algunos tipos de gusanos que sólo crecen en ambientes oscuros.• Para esto se puede horquetear la tierra 1 vez a la semana.
3
Plantas emboscadas
• Podar aquellas especies que se encuentren emboscadas, esto quiere decir que sus ramas estén muy juntas y produzcan una especie de bosque donde no entra la luz, ya que los lugares oscuros y húmedos son ideales para la proliferación de algunas plagas.

 

• Se trata de hacer una suave poda de mantención para eliminar aquellas ramas que se han salido de su forma y estén topando con sus vecinas.
4
Humedecer follaje
  • Para prevenir el ataque de algunas plagas como la arañita roja, en verano se puede pulverizar con agua aquellas especies susceptibles que no tengan floración, por ejemplo el acer japónico y liquidámbar.
5
Combatir pulgones
• En primavera combatirlos con una mezcla de Insecticida Sistémico más Aceite Springhill o miscible.
• Para prevenir, a finales del invierno, se puede hacer una pulverización con Aceite Springhill o miscible que evitará que los huevos se aniden.

 

 

Pulgones:

Los pulgones son insectos chupadores con cuerpo globoso y blando de color verde, negro o café. Se encuentran en los brotes tiernos de las hojas y los botones florales. Los síntomas más visibles son la deformación y decoloración de frutos y hojas, además favorece la aparición de hormigas y de un hongo llamado fumagina.

RECOMENDACIÓN
Al aplicar cualquier insecticida se debe usar mascarilla y guantes para evitar intoxicaciones por inhalación y reacciones alérgicas en la piel.

 

6
Combatir conchuela
  • Cuando aparecen hay que combatirlas con Insecticida
de Contacto más Aceite Springhill.
  • Son frecuentes en los cítricos, laurel de flor, las parras y plantas de interior como shefleras y ficus, entre otras especies.

 

Conchuela:

La conchuela es un insecto chupador que tiene una caparazón café y dura. Viven en colonias y se adhieren fuertemente a los tallos, ramas y a la nervadura de las hojas.
Producen un debilitamiento general de la planta, secretan una mielcilla y favorecen la aparición de fumagina.

 

7
Combatir mosquita blanca
  • En primavera – verano puede aparecer la mosquita blanca, sobre todo en cítricos, azaleas y cardenales.
  • Para combatirla se debe hacer una aplicación de dimetoato o cyperkill.

 

 

Mosquita blanca:

Las mosquitas blancas son insectos chupadores que succionan la savia y se observan como lanosidades de un color blanco lechoso. El insecto y sus huevos se ubican en el envés de la hoja. Debilitan a la planta, sus hojas se ponen amarillas y se caen, generan una sustancia pegajosa y brillante donde se asienta el hongo llamado fumagina.

8
Combatir arañita roja
  • En verano combatir su aparición con un acaricida especializado.• En invierno es época de prevenir con una aplicación de Aceite Springhill o miscible.

 

 

Arañita Roja:

La arañita roja es un insecto raspador sólo visible con lupa, pero se puede notar su presencia por los síntomas y daños que provoca porque son muy notorios. Se ubica por el envés de la hoja y penetra la superficie con su aparato raspador, destruyendo la clorofila y dando un aspecto plateado a la hoja, para finalmente secar las hojas y producir su caída.

9
Combatir caracoles y babosas
• Se puede espolvorear en la tierra un molusquicida en polvo. Hay que dejar pasar un par de días antes de regar para evitar el lavado del producto.
  • En la noche con ayuda de una linterna se pueden capturar manualmente.

 

 

Caracoles y babosas:

Los caracoles y babosas son masticadores que aparecen en zonas húmedas y sombrías.
Durante el día permanecen ocultos y salen al anochecer o en días nublados,¡ sobre todo después de una lluvia o riego. Sus huevos los ponen en la tierra, pero una vez vivos pueden recorren tallos y hojas. Se detecta su presencia porque dejan un rastro plateado de mucosa al arrastrarse y porque las hojas se llenan de agujeros.