fertilizar-pa-is30
Patio

¿Cómo fertilizar en primavera?

La fertilización a principios de primavera favorece el crecimiento de las plantas y repone la pérdida de minerales, como el nitrógeno, encargado del crecimiento del follaje, el fósforo, que fortalece las raíces, y el potasio, que mejora la calidad y cantidad de flores o frutos. Durante el invierno, la lluvia, hace perder nutrientes del suelo, por lo que es importante recuperarlos aplicando abonos y fertilizantes.

 

Todos los fertilizantes traen distintas dosificaciones de nitrógeno, fósforo y potasio, que los hacen adecuados para uno u otro uso. Lo simboliza la sigla NPK, que está representada por los porcentajes de estas cantidades.

Fertilizante Súper Sódico

Fertilizante para rosas

1
¿Qué aporta cada mineral?

 

  • Cada fertilizantes tiene macronutrientes (nitrógeno, fósforo y potasio) y micronutrientes (zinc, magnesio, hierro). Todos son necesarios para las plantas, porque cada uno le aporta nutrientes a las plantas. El nitrógeno ayuda al crecimiento del follaje, el fósforo fortalece las raíces, y el potasio mejora la calidad y cantidad de flores o frutos.
2
Líquidos o granulados

 

  • Pueden ser fertilizantes líquidos o granulados, los primeros son para plantas delicadas o para aplicar a fines de la primavera, porque tienen una rápida, pero corta acción. Los granulados se pueden aplicar desde septiembre hasta enero, para que su nutrición dure todo el verano.
3
Nitrógeno (N)

 

  • Para una planta que se caracteriza por su follaje verde y frondoso, tenemos que elegir un fertilizante con mayor contenido de nitrógeno.
  • El nitrógeno es uno de los macronutrientes indispensables para el desarrollo y crecimiento de las planta. Ayuda a la formación de proteínas, ácidos nucleicos, clorofila y constituye más del 20% del peso seco de la planta. Cuando falta nitrógeno en las plantas las hojas se ponen amarillas y dejan de crecer.

 

Fertilizantes ricos en nitrógeno:

Promueven el desarrollo vegetativo de plantas y flores, realza su color original, y cuando se aplican a césped intensifica su color verde. No es recomendado su aplicación en invierno ya que estimula el desarrollo de nuevos brotes que se pueden quemar con el frío y las heladas.

4
Fósforo (P)

 

  • Para la planta que no ha crecido o está debilitada, hay que agregar un fertilizante rico en fósforo, pero haciendo agujeros en la tierra, porque sólo actúa en contacto con las raíces, sino se pierde.
  • El fósforo les da la fuerza necesaria para mantenerse rígidas y poder sostener todas sus partes. También promueve el buen desarrollo de las raíces y fortalece el ciclo de cada planta. La falta de fósforo se reconoce porque las hojas se oscurecen más de lo normal. La planta deja de florecer o florece muy poco. Las raíces dejan de crecer.

 

Fertilizantes ricos en fósforo:

El Superfosfato Triple es una buena base de nutrientes al momento de la plantación, ya que ayuda al enraizamiento y fortalecimiento de las raíces. Echar un puñado en la hoyadura, y después regar abundantemente.

   
5
Potasio (K)

 

  • A una planta que va a florecer en la primavera o tendrá frutos, hay que aplicar un fertilizante con mayor dosis de potasio.
  • Sin este elemento, la planta no puede cumplir su ciclo normalmente. Sin potasio, las hojas muestran severos cambios de color que pueden ser en tonalidades amarillentas o verde muy pálido con manchas cafés. Las plantas también muestran algunos cambios cuando les falta algún otro componente como zinc, hierro, magnesio, calcio y otros.

 

Fertilizantes ricos en potasio:

La carencia de potasio es mucho más frecuente en los suelos arenosos y con exceso de cal debido a que se lava con la lluvia y el riego continuado. La adecuada nutrición con potasio incrementa la resistencia a muchas y variadas enfermedades.

       
6
Hierro

 

 

  • También puede haber carencia de hierro, un micronutriente, que cuando falta produce Clorosis, una enfermedad que pone amarillas las hojas. Esto se soluciona aplicando Sulfato de Fierro, puede ser con el agua de riego o directamente a la tierra.
  • También es necesario aplicar sulfato de fierro a las plantas o arbustos de tierra ácida, ya que ayuda a una bonita floración. Por ejemplo camelias, azaleas y hortensias.

 

Sulfato de fierro:

El sulfato de fierro se puede aplicar diluido en el agua de riego o directamente a la tierra, previamente horqueteada, pero después hay que regar inmediatamente para incorporarlo.

 
7
Abonos orgánicos

 

  • Son revitalizadores de arbustos, árboles frutales y ornamentales, prados, cultivos y también de plantas que presentan problemas de crecimiento y estrés, porque facilita la absorción y dosificación de nutrientes.
  • Se pueden echar a la tierra de las plantas en primavera y también en otoño, como aporte de nutrientes antes del invierno.

 

Orgánicos:

Son complementos nutricionales para las plantas que aportan gran cantidad de NPK, micronutrientes, aminoácidos, proteínas, fibra y materia orgánica a las plantas, además de mejorar la calidad y aireación del suelo. Produce un aumento de su tamaño y protege de enfermedades.