pintar-pi-tu05b
Pinturas, Barnices, Sellantes e Impermeabilizantes

¿Cómo preparar superficie para pintar?

Si queremos dar color, barnizar, o simplemente proteger, es fundamental que la película de pintura se adhiera firmemente a la superficie sobre la cual se aplicará, para que quede homogénea y resista bien los agentes ambientales. La correcta preparación de la superficie es fundamental para conseguir una excelente terminación.

 
Herramientas a utilizar:
 
  • Brocha
  • Escobilla metálica
  • Espátula
  • Lija
  • Raspador
 
Materiales a utilizar:
 
  • Cloro doméstico
  • Detergente o solvente
  • Impregnante para madera
  • Paño
  • Pasta muro
  • Removedor de pintura
  • Sellador al agua
Al preparar una superficie, se deberá eliminar cualquier residuo de óxido existente y todas las pinturas mal adheridas. Usar lija, escobilla metálica y/o removedor de pintura.

Antes de Comenzar

  • Si se va a pintar en el interior, hay que preocuparse de proteger los muebles y el piso, porque se va a soltar polvo, restos de pintura vieja, yeso, entre otros.
  • Mantener a los niños alejados del área de trabajo, ya que se manipularán materiales tóxicos.
  • Realizar este trabajo utilizando mascarilla y guantes, para evitar inhalar las partículas que se desprenden, y para proteger las manos del cloro y otros productos.
1
Limpiar la superficie
 
  • Sacar el polvo, desinfectar las zonas atacadas por hongos y eliminar grasas o aceites que puedan formar una barrera entre la pintura y la superficie a pintar.
  • Para eliminar hongos de una superficie, aplicar una solución de cloro doméstico diluido en agua, en proporción 1:3 (usar guantes). Si este tratamiento no elimina los hongos en su totalidad, lijar la zona contaminada.

 

 

 
  • Si es necesario desengrasar hay que pasar un paño con detergente o solvente.

 

 
  • Para eliminar las sales que afloran sobre algunas superficies, lavar con abundante agua y escobillar. Si existen muchas eflorescencias salinas se puede usar hidrolavadora.

 

 

Hidrolavadora:

Esta máquina sirve para eliminar la suciedad adherida sobre superficies duras, como es el caso de sales u hongos que salen sobre las paredes. Funcionan conectando la manguera de agua y enchufadas a la electricidad, así expulsarán a presión un chorro de agua que es el que remueve todo tipo de suciedades, incluso pintura.

2
Neutralizar una superficie
 
  • Las superficies altamente alcalinas (hormigón, ladrillo, estuco, fibrocemento) deben neutralizarse para evitar que se produzca una degradación de la pintura, lo que derivaría en pérdida de brillo, adherencia, destizamiento o, en casos más extremos, formación de jabón (saponificación) por presencia de humedad.

 

 

 
  • Para neutralizar una superficie se debe lavar con abundante agua, utilizando una brocha que empape bien la superficie. Este proceso debe hacerse al menos 2 veces, dejando secar entre cada una.

 

Recomendaciones

Usar brocha, pues así se conseguirá humectar mejor la superficie, favoreciendo la adherencia de la pintura.

3
Empastar
 
  • Una vez que se haya limpiado y neutralizado la superficie se debe dejar secar antes de reparar los agujeros e imperfecciones que quedaron.
  • Con espátula y pasta muro rellenar estas fisuras.

 

 
  • Dejar secar el empastado y luego lijar muy bien para que la terminación del muro quede perfecta.
4
Imprimar una superficie
  • La imprimación tiene por objetivo tapar los poros para conseguir una mayor adherencia de la pintura o un mejor rendimiento del material.
  • Se debe realizar con sellador al agua o con una pintura que tenga un buen poder de sellado. Con esta primera capa la superficie quedará lista para recibir la pintura.

 

Preparar madera:

Para volver a pintar o barnizar madera hay que sacar la película antigua de revestimiento con un Removedor Universal esparciéndolo por toda la superficie con una brocha. Luego con el raspador hay que eliminar esa capa, pasándolo en el sentido de la veta de la madera. Una vez que se haya eliminado esta película se puede lijar para dejar la superficie bien lisa y pareja, lista para recibir el nuevo barniz o impregnante. El impregnante ayuda a que la madera no sufra dilataciones y contracciones por los cambios de temperatura y humedad ambiente.
 

 

Superficies con cal:

Para pintar un muro con cal, primero hay que rasparlo completamente con escobilla de acero y raspador. Después de eso, se puede aplicar un sellador y luego la pintura escogida, que puede ser látex o un esmalte al agua. Ninguna pintura se adhiere a la cal; tarde o temprano terminan desprendiéndose.